All Nutrition, Somos nutrientes que dan vida.

Powered by Blog - Widget

Eres Nutrientes

Tu amigo, un entendido en el tema del running, te alienta a que sigas trotando. Para que no vuelvas a sentir aquel dolor tan agudo, te recomienda que te alimentes mejor. Específicamente, te dice que agregues los carbohidratos adecuados para suplir tus gastos energéticos sin engordar, que añadas proteínas para acelerar el proceso de recuperación, y vitaminas y minerales para hacer que tu cuerpo trabaje de la manera más eficiente posible.

Le haces caso, y pones más cuidado en tu alimentación. Sales a trotar. Esta vez cumples los diez minutos y no terminas tan fatigado como en la ocasión anterior. Notas que tu rendimiento ha mejorado. Al día siguiente, aunque sientes dolor, es mucho más tolerable en comparación a la primera vez que corriste. De hecho, en la noche el dolor ya casi se ha ido por completo.

Lo que pasó a nivel molecular es que tu cuerpo ahora sí contó con la energía para no fatigarse tan rápido. Además, la mayor concentración de proteínas que circulaba en tu sangre permitió que los músculos de tus pies se repararan más rápido.

En otras palabras, el suministro de aminoácidos, los cuales en conjunto forman a las proteínas, estaban listos y disponibles para las demandas que tu organismo les hizo. Estos nutrientes pudieron ser absorbidos de manera más eficiente porque contabas con las vitaminas necesarias para hacerlo. De esta manera, tu cuerpo se adaptó al entrenamiento al que lo sometiste.

Este potencial de renovación no solo se encuentra a nivel molecular dentro de tu cuerpo.

¿Quieres de una vez por todas bajar significativamente de peso? ¿Quieres desarrollar tu masa muscular hasta quedar tonificado?.

Felizmente, tu cuerpo siempre se adaptará a tus requerimientos. Si lo que de verdad quieres hacer es lograr estos objetivos, solo debes ponerte manos a la obra.

Somos proteínas ¿vas haciendo la conexión?

Eres capaz de alcanzar tu potencial. Eres capaz de transformarte en la persona que quieres ser. Tu cuerpo puede. Tú puedes.